18 personas que fueron despedidas por las razones más absurdas cuentan sus versiones

Si eres unos de los afortunados que en estos tiempos ha encontrado trabajo, nuestra más sincera enhorabuena. Pero si te ha costado un gran esfuerzo encontrarlo y pasar el proceso de selección, también lo hará mantenerlo. Y es que una vez que entras en una empresa, toca empezar a defender y proteger tu puesto.

Lo saben bien nuestros protagonistas, que fueron despedidos por razones completamente absurdas, o situaciones fuera de su control. Atento a estas anécdotas completamente reales, porque te harán sentir menos solo si alguna vez has sido despedido. Especialmente si ha sido por una razón que, años más tarde, ¡todavía eres incapaz de entender!

1.

A mediados de los 90, con 16 años, trabajé en Best Buy. Vendía computadoras, y se me daba muy bien. También vendíamos cosas como memorias y discos duros que estaban cerradas con llave. Parte de nuestro trabajo era coger el inventario de los camiones, y colocarlo en las estanterías del almacén. Esto incluía las memorias.
Una noche, al cerrar, coloqué todo el inventario nuevo, cerré, y le di las llaves al supervisor. Ellos chequean todo el departamento antes de marcharnos a dormir. El siguiente día que me tocó trabajar, al entrar el supervisor de prevención de robos me dijo que me habían grabado en vídeo robando memorias. Me reí y le dije, enséñame el vídeo. Soy alto, pelirrojo y de piel muy blanca. En el vídeo aparecía un hombre muy bajito, mayor que yo, con la cabeza afeitada. Pero él insistió en que era yo, y que estaba despedido; solo me mostró el vídeo una vez, e inmediatamente apagó la pantalla.
Con 16 años no sabía qué hacer, simplemente les insulté y me marché. Resultó que el supervisor de prevención de robos y su hijo estuvieron robando durante años, alrededor de $250.000, y el tipo que aparecía en el vídeo era su hijo. Cada vez que había problemas de inventario, despedían a una persona al azar para no llamar la atención hacia lo que estaban haciendo. Cuando la policía les arrestó, su casa estaba lleva de televisiones, computadoras, todo de la tienda. Fuente.

2.

Me despidieron por aparecen en un turno que no me habían asignado y marcharme cuando me di cuenta de que no me habían asignado en dicho turno. Fuente.

3.

Fue uno de mis primeros trabajos y ni siquiera tuve la oportunidad de empezar.
Presenté mi solicitud para trabajar en el ferry local. Superé un entrenamiento no remunerado como parte del proceso de entrevista. Aprendí primeros auxilios, gestión de crisis, políticas de seguridad, y pasé todas las entrevistas grupales. Tras una semana, conseguí el trabajo, y me dieron el contrato en el que aparecía la fecha de inicio. Acepté y me quedé con mi copia.
Estaba encantado porque iba a conseguir ganar dinero para el verano. La semana siguiente, una semana antes de comenzar, recibí una llamada de la oficina preguntándome dónde estaba. “Se supone que tenías que estar aquí hace una hora”, me dijeron.
Les pedí que revisaran el contrato que había firmado, porque aparecía una fecha y nunca me habían comunicado que hubiera cambiado. Lo miraron y me dieron la razón en que el error había suyo, pero me dijeron que, de todas formas, un error de comunicación tan pronto era una mala señal y no me iban a contratar.
Me “echaron” porque alguien se equivocó de fecha. Fuente.

4.

Una vez trabajé para una pequeña escuela privada. Contrataron a una nueva supervisora, y nos convocó para una reunión fuera del horario de trabajo el miércoles anterior a Acción de Gracias. Una profesora no pudo aparecer y la despidieron. Cuando la nueva supervisora fue finalmente despedida, el dueño de la escuela me contó que tenían 4 juicios pendientes por despidos improcedentes. Fuente.

5.

Acepté un trabajo y les notifiqué que, dos meses después de la fecha de inicio, tenía que tomarme libre un día para la boda de mi hermana. Cuando volví de la boda de mi hermana resultó que se había liado parda mientras yo no estaba. No era mi responsabilidad, pero resultó que mi nombre estaba en uno de los cambios de un documento. Me echaron por “no estar ahí cuando me necesitaban”. Fuente.

6.

Un tipo estaba preparado para jubilarse, y me entreno durante 7 meses para ser su sustituto. Él consideraba que estaba preparado para asumir todas sus responsabilidades.
Sin embargo, al jefe le atemorizaba perder más de 30 años de experiencia, así que me despidió para quedarse un poco más tiempo con el veterano.
Me contaron que hubo una pelea entre los dos. El veterano se convirtió en una referencia maravillosa para mi cuando me volvieron a contratar, me mejoraron el sueldo en $20.000, aunque él tuvo que quedarse un año más. Fuente.

7.

Durante una temporada trabajé como guardia de seguridad en Roche. Un día, estaba paseando por el area de producción cuando me pidieron que acompañara a un tipo a por un rollo de Paladio. El Paladio se usaba para hacer tiras para los medidores de glucosa en sangre, es un material exageradamente caro y viene en rollos que por aquel entonces costaban $100.000 cada uno.
Le acompañé y cuando estaba cogiendo uno de los rollos de la estantería, algo ocurrió y tres rollos acabaron en otro estante, haciendo que un montón de rollos se cayeran al suelo. Quedaron completamente arruinados. El daño total fue de casi un millón de dólares. Quiso irse en aquel momento para evitar que le despidieran, pero le convencí de que a lo mejor no le despedían porque había sido un accidente. Se marchó al día siguiente. Fuente.

8.

Me despidieron por jugar al solitario en mi descanso de 15 minutos cuando trabajaba como recepcionista. El dueño de la clínica en la que trabajaba fue suficientemente estúpido como para poner en mi carta de despido que esa era la razón. Tuvieron que indemnizarme, aunque él intentó recurrir la decisión. Le explicaron de manera detallada lo estúpida que era esa razón para despedir a alguien. Fuente.

9.

Me despidieron de una librería pública por coger DOS carros para recoger los libros desordenados en vez de UNO. En ocasiones anteriores tuve que hacer dos viajes, así que decidí que era más rápido coger los dos.
Resultó que el asunto de cuántos carros se usaban para recoger los libros desordenados fue objeto de debate y usar dos a la vez era una violación de una ordenanza del pueblo.
No me despidieron, pero me pusieron en baja administrativa hasta que convocaron una reunión de la que yo era testigo. No pude tomarme en serio la reunión, así que me despidieron. Fuente.

10.

Tenía 17 años y trabaja a media jornada en un restaurante de comida rápida. Alguien la lió parda en el servicio de hombres, era realmente asqueroso. La supervisora vino y me dijo que lo limpiara. Me negué. Ella me amenazó con despedirme, así que me reí en su cara y le dije “puedes limpiarlo tú misma, o puedes perder un empleado y de todas formas tener que limpiarlo tú misma. Yo no necesito este trabajo”. Fuente.

11.

Una vez llamé a mi trabajo a media jornada en Club Monaco diciendo que estaba malo. Mi supervisora me dijo que si no podía encontrar a nadie para hacer mi turno, me despedirían.
Así que hice una llamada de FaceTime desde la sala de urgencias e hice que el médico le explicara que necesitaba una resonancia magnética para asegurarse de que no tenía algo grave en la cabeza. Fuente.

12.

Acepté un trabajo en un cine cuando iba al instituto, principalmente porque tenían un turno fijo. Y y otro compañero de trabajo nos organizamos los horarios. Un mes después de comenzar, me dieron un nuevo horario en el que tenía que comenzar a las 2p.m. Yo estaba en clase hasta las 3p.m. Les dije que no, y me despidieron “por mi falta de compromiso con el mundo del cine”. Fuente.

13.

Durante mi último año en el instituto, trabajaba en MadDonald’s. Era después de Navidad y teníamos muchísimo trabajo. Había estado 4 horas, y me quedaban 2 más, cuando se suponía que podía cogerme un descanso de 30 minutos. Como las cosas estaban más tranquilas, le pedí permiso a mi supervisora, pero me dijo que nadie se podía coger descansos. Le respondí “muchas gracias”, pero ella le dijo al asistente del manager que la había insultado. Me despidió en ese momento, ni siquiera escucharon mi versión de la historia.
Una semana después, estaba trabajando en Jack in the Box. En 6 me convertí en supervisor, mantuve el trabajo durante los primeros años de carrera, y cuando dejé los estudios me convertí en asistente del manager y un par de años después en manager general. Recuerdo lo mal que me trataron en McDonald’s y me aseguré de no hacer lo mismo con mis empleados. Tengo la tercera menor rotación de empleados en una región de 95 restaurantes, el segundo mayor sueldo medio por hora, y el segundo mejor aumento de beneficios anuales. Cuida a tu gente y ellos harán lo mismo por ti. Fuente.

14.

Traje de casa mi propio cutter, era un trabajo temporal en el que llevaba dos días y se negaron a reemplazar las cuchillas de los cutters con los que abríamos las cajas. Me despidieron porque mi cutter parecía un cuchillo. Fuente.

15.

Cuando tenía 17 años trabajé en Pizza Hut durante el verano. Estuve 5 semanas y no me habían pagado aún. Mi jefe aseguró que era porque le había dado el número de empleado equivocado, pero era mentira.
Después de otras 5 semanas sin pagarme, la noche en la que esperábamos más clientes le llamé y le dije que no iba a ir a trabajar porque no era un voluntario y no iba a seguir trabajando gratis. Me dijo que si no iba a trabajar no volviera, porque estaba despedido.
No fui a trabajar y tuve una noche de verano maravillosa.
Unos días después, llamé a los inspectores de trabajo, y les conté lo que había ocurrido. Llamaron a mi jefe. Este me devolvió la llamada y me ofreció otra vez el trabajo. Se portó estupendamente conmigo durante todo el resto del verano. Fuente.

16.

Trabajaba en el servicio de atención telefónica de una compañía de seguros. Una clienta llamó y tuvo una emergencia médica mientras hablaba con ella, parecía un ataque al corazón. Utilicé el teléfono del cubículo contiguo para llamar a emergencias y mantuve abiertas las dos líneas para asegurarme de que la encontraban. Me despidieron porque a) tardé mucho en atender las llamadas, esta fue excepcionalmente larga, b) hice una llamada saliente no autorizada, y c) le di información personal del cliente (nombre y dirección) al operario de emergencias. Fuente.

17.

Mi primer trabajo fue lavando platos en un restaurante. Estaba muy orgulloso. Tenía 18 años. Por supuesto, mis padres no se lo creyeron y llamaron al restaurante para preguntar si era cierto.
Me despidieron esa noche porque tras la llamada de mis padres pensaron que no era de fiar. Fuente.

18.

Me despidieron de mi primer trabajo como tutor en prácticas en el campamento de verano al que fui cada año cuando era niño. Me asignaron un grupo de niños de 6 y 7 años. Uno me preguntó que si tenía novia, dándome a entender que las chicas le daban asco, y le dije que sí. Después me preguntó si alguna vez la había besado, y le dije que sí poniendo voz de terror a modo de broma. Me respondió: “¡Ewww! ¡Qué asco!” Nos reímos todos.
Resulta que cuando el niño volvió a casa se lo contó a su madre, y ella perdió la cabeza. Exigió que me despidieran por haberle dado detalles inapropiados a su hijo. Yo tenía 13 años y todo lo que había dicho era que había besado a una chica. Me despidieron inmediatamente. No tenía ni idea de que lo que había dicho fuera inapropiado. Fuente.

Y tú, ¿tienes alguna anécdota de despido digna de aparecer en esta recopilación?