18 compras online que podrían resumirse en “no sé si reír o llorar”

De acuerdo con el sitio web Oberlo, en lo que llevamos de 2020 casi 2.000 millones de personas de todo el mundo han comprado algo en una tienda online. Sin embargo, no existe una estadística que muestre el número de usuarios que se sintieron decepcionados tras haber recibido sus compras.

Y es que no todos los clientes obtienen lo que pusieron en su carrito de compras virtual. Atento a estos ejemplos, porque demuestran que, a veces —solo a veces— es una verdadera lotería.

Esto es lo que sucede cuando no especificas el tamaño del producto

“¿Por qué la vida no me enseña nada?”

“Compré un piano plegable”

“Por fin trajeron la cama de mis sueños”

“Tuve que devolver este libro porque estaba en el idioma de las aves”

Excelente alfombra. Probablemente sea muy agradable al tacto

“Se ve como si estuvieras a punto de sumergir tus pies en un cubo de agua con jabón para lavar el suelo”

“¿Qué es esto? ¿Un escritorio para hormigas?”

Cuando quieres pizza por la noche, pero el repartidor no llega ni siquiera después de una hora y media

“Este ramo cuesta casi 100 euros”

“Recuerda: nunca compres suculentas en Instagram”

Cuando pasas mucho tiempo seleccionando productos para obtener envío gratuito, pero las cosas no salen según lo planeado

A veces, las cosas que llegan por correo son completamente diferentes de lo que se ordenó en Internet

“Mi novio me encargó ropa interior. El sitio web prometió entregarla en un paquete opaco, porque todavía vivo con mi papá”

“Chica sucia”.

A las plantas no parece gustarles estar en el papel del cabello

“Una amiga compró estos pantalones cortos por Instagram. ¡Son solo un poquito diferentes a los del anuncio!”

“En la foto del vendedor parecía más pequeño”

Cuando el precio del hilo era sospechosamente bajo

Y a ti, ¿alguna vez has comprado online algo así de decepcionante?