14 personas que superarían cualquier prueba de honestidad con los ojos cerrados

Puede que a veces nos venza el pesimismo, y pensemos que el mundo no tiene esperanza. Que la gente que nos rodea es malvada, y que solo nos esperan tiempos oscuros. Pero incluso en los peores momentos, se siguen realizando obras buenas a nuestro alrededor.

Aunque parece que son cosas sin repercusión en el gran esquema de las cosas, lo cierto es que todo suma. Ese jefe que te paga incluso más de lo que esperabas porque valora tu tiempo, o una joya extraviada hace muchos años que regresa a su propietario. Son esos momentos los que hacen sentir que aún no todo está perdido.

Estos actos nos recuerdan lo importante que es la bondad

“Juntos podemos lograrlo. Si no puedes pagar la comida completa, paga tanto como puedas. Todos somos una gran familia. Aquiles”.

Un jefe que tiene corazón

Por cada persona deshonesta, seguramente habrá alguien que restaurará la justicia

“Mi esposa perdió este anillo en 1999. Esta mañana le preguntaron en Facebook si no era su joya. El hombre se lo devolvió recién. Está feliz”

“Limpio oficinas. Hoy encontré esto”

“¡Querido quien sea! No toco muy bien la guitarra, pero el proceso me ayuda a sentirme menos nervioso. Tú también puedes tocar si quieres, solo regrésala a su lugar después, por favor. Un chico”.

“Así se toma descansos este reparador de zapatos. Por cierto, abrió en el minuto 14”

“Descanso, 15 min”.

No todos los taxistas piensan solo en su propio beneficio

Trabajo fuera de la ciudad. Perdí el autobús y llamé a un taxi. Llegamos al lugar y extendí un billete de 5 USD. Y entonces el conductor dijo que no tenía cambio, que había dejado todo en la gasolinera. Estaba pensando en qué hacer, cuando él me dijo:
—Ve, llegarás tarde, no hace falta pagar. Yo no tengo cambio, tú no tienes cambio más chico, pero tienes que ir a trabajar. No me volveré más pobre por eso, y tú puedes devolvérmelo más tarde.
—Déjame anotar tu número, después del trabajo lo depositaré en tu cuenta.
Anoté el número, me despedí y me puse a trabajar con buen humor y fe en la humanidad. Y ni bien pude, inmediatamente le deposité 3 USD.

La honestidad se ve en las cosas pequeñas

“Lo vi en mi café favorito en Nueva York”

“Para la persona que robó mis almohadas de afuera: no estoy enojado contigo, espero que duermas bien. Con amor, Nir”.

“Me llevé una botella de agua y algunos dulces”

“¡Estimados mensajeros de UPS, USPS, FEDEX, PRIME y todos los demás! Gracias por todo lo que hacen. Por favor, tomen asiento y saquen algunas bebidas y bocadillos (están en las canastas de abajo)”.

“Gracias a mis vecinos por su amabilidad”

“Toma lo que necesites, deja lo que puedas”.

Afortunadamente, todavía hay trabajadores honestos

Liderazgo así hace que quieras trabajar de la mejor manera posible

“Decidimos realizar un experimento y abrimos un puesto sin vendedor. Se gastaron 3,94 USD en todo. Al final quedaron 2 artículos. Sacamos de la caja 3,86 USD y la fe en que todavía no estaba todo perdido

Y a ti, ¿te ha ocurrido alguna vez algo que te devolviera la fe en la humanidad?