0

Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo: “Atrapado en el tráfico”

Reconócedlo, vosotros también lo habéis hecho en alguna ocasión: el pecado del postureo. Todos nos hemos dejado seducir en alguna ocasión, o al menos hemos tenido la tentación, de caer en el aplauso fácil o la sonrisa cómplice de nuestros seguidores en Facebook, Twitter o —la red favorita para el postureo— Instagram.

giphy

Y es que si en otros tiempos, hacía falta ser un auténtico triunfador para obtener la aclamación popular, hoy en día basta un perfil en una red social, unos cuantos selfies, una dosis de “sonrisas Profidén” y mucho tiempo libre para presentar una vida de triunfador. Afortunadamente, no es tan difícil ver lo que hay detrás de todo ese postureo

Y si no os lo creéis, aquí tenéis el caso de este tuitero, que buscó la simpatía y compasión en las redes sociales, pero ha terminado convirtiéndose en el ejemplo perfecto de pillada:

CR_1021987_se_pilla_antes_a_un_cojo_que_a_un_mentiroso_atrapado_en_el_trafico

Os dejamos con esta Historia del Postureo, de alguien que sabe mucho d estos temas: Moderna de Pueblo.

visavis-autorretrato

visavis-impresionismo

visavis-bodegones

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Por cierto, os dejamos con esta otra historia de postureo máximo: dejan unas gafas en el suelo de un museo y los visitantes creen que es arte.

¡Y también podéis seguirnos en Facebook!



Comentarios

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies