0

Llega a ‘First dates’ con las bragas en la mano… y acaba llevándose un ZASCA al exigir que le paguen la cena

En First Dates últimamente no dejan de superarse: en las últimas semanas hemos sido testigos de una cita que estuvo a punto de fracasar por culpa del mismísimo Matías Roure… o del pretendiente que le soltó a su cita un comentario en los baños del plató-restaurante que dejó estupefacto a toda la audiencia del dating show de Cuatro.

Y es que el programa mantiene intacta su capacidad de sorprender… lo normal cuando se trata de un programa con esa audiencia y con ese seguimiento en las redes sociales. Pero lo mejor de todo es que gracias al programa, estamos aprendiendo un montón sobre cómo ligar en este mundo moderno. Por ejemplo, gracias a la cena de Ángel y Shelly, hemos descubierto que hay gente que va más entregada al espectáculo que a conectar con su pretendiente.

Y es que Shelly empezó fuerte con una presentación que fue, cuanto menos, variopinta: ni corta ni perezosa se presentó con las bragas en la mano y sin ropa interior.

“Se me marcaban con el vestido, así que me las quité. Las llevo en el bolso para ponérmelas en mi vuelta a Murcia.”

Una afirmación que sorprendió al bueno de Ángel. “Era algo que no necesitaba saber“, comentó a cámara. Pero no fue el único momento que le dejó sin palabras, ya que su pretendienta venía dispuesto a comérselo todo:

“Quiero dos primeros, un segundo y un postre, y rápido.”

No solo eso, sino que si los camareros tardaban, ella les metía prisa.

“Y quiero más queso rallado por encima. Y tráiganme más vino.”

No sé dónde lo mete. Come como una lima, pero bueno, tiene buen tipo igualmente“, afirmó él en uno de sus confesionarios.

Pero lo mejor, o peor, estaba por llegar: las exigencias de Shelly incluían que fuera Ángel quien se hiciera cargo de la cuenta, a lo que él se negó alegando que debían pagar a medias “por igualdad“.

Su respuesta dejó con el culo torcido a su cita, y a todos los espectadores:

“¿Quién te ha dicho que quiero igualdad? Quiero a un hombre que sea todo un caballero.”

Pues yo no voy a pagarlo. No tengo aquí el dinero. Págalo tú y al salir te doy mi parte. Confía en mí“, fue la última respuesta de Ángel. Finalmente él le devolvió rápidamente su parte durante la decisión final, donde además se llevó este ZASCA:

“Toma, que sé que no te fías. Aquí está mi parte. No quiero una segunda cita.”

Aunque coincidían en la decisión, todo parece indicar que ella se marchó con el orgullo herido al haber sido rechazada.

Así lo vivieron en las redes:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

¡Y también podéis seguirnos en Facebook!



Comentarios

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies