0

La tienda de la chica denunció que le habían roto los dedos el 1-0 sufre un trolleo masivo

El 1-O fue un día que no olvidará ni Barcelona ni España, una jornada cuyas consecuencias están marcando la actualidad del país… y lo que queda. Ya fuera de los despachos, aquel domingo los sentimientos estuvieron en la calle, o en las miradas desde los balcones de los que no salieron. Un día demasiado largo, de una intensidad brutal, y con los sentimientos a flor de piel.

Muchos medios nacionales e internacionales se posicionaron en contra de la estrategia seguida por el Gobierno, o cómo mínimo en contra de las imágenes de violencia que pudieron verse. Por ejemplo, entre los vídeos más difundidos, y que terminó dando la vuelta al mundo, estuvo uno del que la periodista de Onda Cero Julia Otero se hizo eco en su cuenta de Twitter. También se viralizó una viñeta sobre la situación en Cataluña que ha publicado el diario estadounidense The New York Times.

Ese día una mujer se hizo famosa en todo el país: Marta Torrecillas acusó a la Policía Nacional de haberle roto los dedos de la mano, “uno a uno”, durante estos altercados. Pero después de ser atendida por los médicos, salió a la luz que simplemente tenía una capsulitis. Pero, ¿qué es una capsulitis?

“La cápsula articular es el tejido fibroso que envuelve a una articulación móvil. Una capsulitis hace referencia a la inflamación de la cápsula articular. No se trata de rotura o factura de ligamentos o cápsula, que es algo más grave. Cuando la cápsula se inflama se produce la capsulitis que causa dolor duradero y la rigidez de la zona. Es una lesión típica de algunos deportes como el balonmano, voleibol o porteros de fútbol. La inflamación se produce a causa de alguna contusión o golpe y evoluciona con el paso de las horas extendiéndose a las falanges adyacentes e incluso provocando hematoma.”

A la luz de estas informaciones, algunos internautas decidieron tomarse la justicia por su mano organizando un boicot contra La Catxaruda, el negocio de productos ecológicos de Torrecillas. Así, se dedicaron a escribir una serie de opiniones negativas utilizando Google Reseñas.

Un particular “ojo por ojo” que vuelve a demostrar cómo mucha gente se está dejando llevar por sus más bajas pasiones durante las últimas fechas. Estas son algunas de las reseñas ficticias que ha recibido el negocio:

“Hicimos un pedido y nos llegaron muchas cosas pudridas, y el que no estaba pudrido no era de calidad. No volveremos a comprar ni yo ni mis socios.”

“Venden verduras pasadas y justifican el aspecto diciendo que es ecológico. El olor de cebolla sudada impregna el género. El precio, según las pretensiones y humos que se dan. Negocio y proveedor a evitar.”

“Mal servicio y mal producto, se te hunden los dedos.”

“Puedo comprar peras o ya las tiene muy manoseadas? A ver si el producto me llegará roto.”

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

¡Y también podéis seguirnos en Facebook!



Comentarios

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies