in , , , ,

El desgarrador comentario de Carme Chaparro sobre la chica asesinada por su novio nos encoge el corazón

Víctor Llorens, alias “El Peonza“, arrastró por el pelo a su ex pareja, Andrea Carballo, amenazada a punta de navaja. La obligó a subir al coche, y poco después el vehículo se estampó contra una gasolinera el viernes 22 de diciembre en el municipio valenciano de Benicàssim, según el relato de varios testigos. El joven tenía una orden de alejamiento.

Nos despertaron unos gritos horribles, como los de una persona que cree que la van a matar, y mi mujer y yo nos asomamos a la ventana. Vimos a un tío que estaba arrastrando por encima de un paso de cebra a una chica, cogiéndola por el pelo. Empezamos a gritarle que la soltara. Otros vecinos también lo hicieron desde sus ventanas“, afirmó un testigo anónimo entrevistado por El País.

Me aparté un momento para vestirme y bajar, y cuando volví a asomarme vi que ya la había subido en el coche. Cogí lo primero que vi, una estufa eléctrica, y se la lancé, pero el coche se alejó sin detenerse. Todo pasó muy rápido, en unos dos minutos. Cuando el coche estaba llegando a la rotonda camino de Benicàssim, llegó un coche de policía. Y 20 minutos después, la chica ya estaba muerta“, añade.

La joven, que cumplía 20 años el mismo viernes, se dirigía a trabajar a un almacén de naranjas cuando fue abordada en la calle por Llorens, de 29; unos pocos días antes había sido denunciado por intentar atropellarla, a raíz de lo cual tenía una orden de alejamiento.

Después de meter a la joven en el coche a la fuerza, condujo a toda velocidad hacia el norte hasta chocar contra un surtidor de la gasolinera. Los trabajadores de la gasolinera utilizaron extintores para apagar las llamas, pero cuando llegó el SAMU solo pudo confirmar el fallecimiento de ambos. Un trabajador de la estación resulto herido por el impacto.

Según El Mundo, la Guardia Civil halló dentro del vehículo la navaja que Llorens empleó supuestamente par intimidar a su exnovia. Además, no hay marcas de frenado junto a la gasolinera que indiquen que el conductor tratase de evitar el choque.

La relación entre Carballo y Llorens, que había durado cerca de dos años, finalizó hace unos dos meses. Tras la ruptura, la joven contó a su familia que había sufrido maltrato. Aunque su madre le convenció para que denunciara, el acoso por parte de Llorens no terminó.

Me decían que estaba muy histérica, muy nerviosa, que me tranquilizara. Y yo les decía: ¿qué esperáis, a que me la maten?“, declaró a La Sexta la madre de la joven, rota de dolor.

Mire si no corría peligro esa niña. Se han equivocado y pasará más veces“, añadió el padre.

Empezamos. Noticias @cuatrotv 14h. ¿Estáis ahí?

A post shared by Carme Chaparro (@carmechaparro) on

Carme Chaparro ha compartido este miércoles una desgarradora reflexión sobre el asesinato a través de su cuenta de Instagram. La escritora y presentadora ha publicado una imagen de la chica junto a su presunto asesino, acompañada de un durísimo y contundente mensaje sobre nuestro “fracaso como sociedad:

Su reflexión ha causado mucho impacto entre sus seguidores, que han dejado comentarios de dolor.

En su blog se ha explayado aún más:

“Andrea tenía sólo 20 años. La edad de ser feliz. De apurar despreocupadamente la juventud. Pero ella  vivía aterrada. Con miedo cada momento de su vida, porque sabía que Víctor, su exnovio, la iba a matar. Sabía que él no pararía hasta acabar con su vida. Voy a ser la siguiente asesinada, le dijo a su madre. Voy a ser la siguiente asesinada. ¿Cómo llega una chica de tan sólo 20 años a esa terrible conclusión? ¿Qué infierno está siendo su vida?

Andrea denunció a Víctor. Le denunció después de que él intentara atropellarla. No soportaba que ella hubiera dejado la relación. Y a pesar de que su futuro asesino había maltratado también a su anterior novia, ni la policía ni el juzgado lo consideraron un caso grave. No le pusieron protección policial más que ocasionalmente, en horas y días al azar.

¡Ah! Y dictaron una ridícula orden de alejamiento -¿de qué narices sirve una orden de alejamiento que no se puede obligar a cumplir?- de 200 metros.

Le decían que era una histérica. Una loca. Ya sabéis. Cosas de mujeres. De brujas. De zorras. De putas. Cosas de feminazis y de denuncias falsas. Resentida. Odiadora de hombres.

Hasta que él la esperó a la salida de casa, a las seis de la mañana, cuando ella iba a trabajar, siempre acompañada, siempre con miedo. Siempre pensando en que él iba a aparecer para matarla. Era aún de noche, y Andrea estaba esperando a una amiga que la recogiera para ir juntas a un almacén de naranjas en el que trabajaban. Los vecinos cuentan que oyeron gritos. Alaridos. “Como de alguien a quien están matando”. Que él la arrastró varios metros del pelo, hasta que consiguió meterla en el coche. Condujo de forma endiablada. Andrea, muerta de miedo en el asiento del copiloto, intentando escapar. Él diciéndole, quizá, que iba a morir.

Minutos después se estrellaba contra el surtidor de una gasolinera. La quemó viva.

¿Os imagináis cómo vivía esa chica? El pánico cada segundo de su vida. Con tan sólo veinte años. Y no la hemos protegido. Es #Terrorismomachista y deberíamos exigir que su apología (cualquier apología del machismo) sea considerada como la apología del terrorismo.

Estamos metiendo en prisión a titiriteros o grupos musicales por frases y letras de canciones que los jueces y la fiscalía consideran que hacen apología terrorista. Pero nadie toma medidas contra ese ejército furibundo que insulta y desprestigia a cualquier mujer que se atreve a denunciar el machismo o la violencia de género. Esa masa social que perpetúa el patriarcado y que al final, en esa estructura de poder masculina, termina con el asesinato de decenas de mujeres cada año. ¿Por qué la violencia contra las mujeres no es considerada terrorismo y su incitación apología?”

Os dejamos con la reflexión de esta tuitera sobre el suceso:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

¡Y también podéis seguirnos en Facebook!



La trabajadora de un hospital arrasa con su crítica a los policías que protestaron por su menú de Nochebuena

Suso Álvarez —’Gran Hermano’— ingresado de urgencia: “tened mucho cuidado”