0

A pesar de hacer la confesión más despreciable de la historia de ‘First Dates’, ella acaba aceptando una segunda cita, ¡y no entendemos nada!

Algo curioso está pasando en First Dates: los pretendientes se están volviendo cada vez más indecisos… o cada vez tienen el listón más bajo. Por eso cada vez son más las ocasiones en las que, en el último momento, vemos cómo cambia por completo el signo de una cita.

Por ejemplo, recordamos el caso de Soco, que cuando todos —incluyendo su pretendiente— pensaban que repetiría cita, en el último momento reculó y todos nos quedamos con las ganas. O el caso de Aldo, que susurró algo al oído de su pretendienta y la hizo cambiar por completo de idea respecto a una segunda cita. Pero este último caso nos ha dejado con el culo torcido.

Arantxa es una chica muy atractiva que, por casualidades de la vida, siempre ha tenido muy mala suerte en el amor. “Se han aprovechado mucho de mí“, nos ha contado antes de conocer a su cita, Ricardo. Ni que decir tiene que lo que ella busca es una relación estable.

El mayor sueño de Ricardo es ser director de cine y conseguir un Oscar. La aclaración era necesaria, ya que muchos espectadores, por su aspecto, apostaron que sería músico:

Ricardo intentó que Arancha cambiara el chip y fuera un poco más positiva de cara al amor. Pero su actitud no convenció del todo a los espectadores del programa:

Pero haciendo conversación con ella, reveló algo que para el común de los mortales habría sido el cortarrollos definitivo: durante una cita, terminó en casa de su conquista… y allí robó un juguete —un “transformers“— de uno de sus hijos porque le pareció chulo.

¿Qué clase de persona hace algo así?

¿Qué clase de persona hace algo así y lo cuenta en una primera cita?

¿Qué clase de persona hace algo así y lo cuenta en una primera cita RETRANSMITIDA POR TELÉVISIÓN?

La cara de Arantxa era un poema… y la de muchos internautas:

Y así, la cita siguió su curso, con una Arantxa cada vez más desconfiada, y que aseguró que mucho se lo tendría que currar su pretendiente para conseguir una segunda cita. Hasta que en un momento en el que se quedaron a solas

Tanto fue el tema que ni siquiera pudieron responder a la pregunta de si habría segunda cita, porque estaban tal que así…

¿Vosotros lo entendéis? Nosotros menos. Y en las redes, menos todavía:

Una cosa está clara

Aunque en el fondo somos unos románticos, y les deseamos lo mejor.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Por cierto, lo nunca visto en First Dates: el pretendiente más cruel consigue que su cita se marche corriendo al decirle ESTO.

¡Y también podéis seguirnos en Facebook!



Comentarios

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies